…una periodista con una pasión: la comunicación. Tras muchos años dedicados al periodismo y la comunicación, en su cabeza rondaba una idea: poder crear su propia agencia de comunicación donde todo lo que había aprendido, tanto de los medios como de las empresas, pudiera aplicarse y crear una nueva forma de comunicar. En sus años de experiencia había visto muchas formas de trabajar y había analizado qué era lo mejor de cada una para conseguir que el cliente comunicase mejor y los clientes estuviesen satisfechos.

En 2013, todo comienza a tomar forma, todo empieza a tener sentido: nace Amparo Cervantes Comunicación, y comienza a trabajar para algunas empresas valencianas. Los inicios fueron duros y desde casa, con escasos medios pero con muchas ganas de hacer las cosas bien. El equipo, externo, pero muy implicado. Y siempre con una ilusión: mejorar y aprender de cada proyecto.

Los resultados llegaron pronto, pero con mucho esfuerzo. No había más remedio que crecer (con orgullo), y ser capaces de crear un estudio de comunicación. Hoy hemos crecido tanto en equipo y experiencia que hasta nuestra marca se ha quedado pequeña. No queda mucho de aquellos inicios, mas que las ganas de seguir mejorando y ofreciendo soluciones innovadoras a los clientes en comunicación.

Ahora, hasta nuestra marca se ha hecho mayor y ha evolucionado. Amparo Cervantes Comunicación se convierte en Aletreo.