Hace tres años tuvimos nuestra primera toma de contacto con IMAT, el Simposio de Innovación Aplicada que impulsa ESIC Business & Marketing School.

 

Se trata de un evento que nació en 2014, con la motivación de analizar la innovación educativa, como estrategia de la competitividad de un país, en sus diferentes sectores productivos. Y en su organización colaboran la Universidad Miguel Hernández y la Fundación Activa-t.

Estar al frente de un proyecto relacionado con una universidad implica que nuestras acciones van a ser juzgadas, no sólo por nosotros mismos, como periodistas, sino por expertos de la educación, en todo el sentido de la palabra. Y, hacer ver a estos profesionales la necesidad de converger educación y periodismo fue una prioridad.

Sobre todo, teniendo en cuenta, que se trata de un evento con ‘permanencia’ en el tiempo, al celebrarse de manera anual y hay que encontrar, como mínimo, un elemento de atracción en cada edición para los medios de comunicación.

Y es que, entre todos, debíamos focalizar correctamente a nuestro público objetivo ya que, no solo queríamos obtener repercusión en medios de comunicación generalistas, sino también en sectoriales del ámbito de la comunicación. Encontrar esa ‘percha’ que llamara la atención de estos dos públicos fue difícil.

Pero lo conseguimos. Gracias, en parte, a la participación en evento de la que está considerada mejor profesora del mundo, la finlandesa Hanna Sarakorpi,que puso sobre la mesa el debate de la necesidad de reducir los deberes que los escolares se llevan a sus casas.

En los preparativos de la segunda edición de IMAT, el equipo ESIC y ALETREO ya discurre por el mismo camino.

IMAT 2018

Ambas partes sabíamos lo que queríamos y lo que podíamos esperar de la prensa. Poner el foco en un tema concreto de todo el evento, para que este saliera reforzado en sí mismo.

Por eso, ya en esta tercera edición de IMAT, hemos podido ahondar en la profundidad del mensaje de este Simposio.

En la necesidad de adelantarnos al futuro, en lo que se refiere a la educación. Más bien, al éxito de la educación.

Porque IMAT, el Simposio de Innovación Aplicada, supone el futuro de la educación. Y conocer el futuro antes que nadie es, simplemente, un regalo.