Skip to main content

La palabra ‘desinformación’ ha tomado un peso importante durante el último siglo y, aludiendo a momentos más actuales, durante la pandemia de la COVID-19, ha sido uno de los conceptos más utilizados, debido a que se ha difundido una gran cantidad de desinformación sobre el virus. En esta misma línea, la desinformación cobró tal importancia durante la pandemia que la Unión Europea ha creado un apartado específico en su página web bajo el titular ‘Lucha contra la desinformación’. 

La Real Academia Española define desinformación como ‘acción y efecto de desinformar’ o ‘falta de información, ignorancia’. Este hecho conlleva la acción de eliminar, suprimir o manipular algún tipo de información para cambiar el significado y conseguir un objetivo específico. Es frecuente que las organizaciones utilicen la desinformación como un instrumento comunicativo que trata de desacreditar a otras propuestas sociales. 

Este tipo de mensajes mezclan elementos de verdad y elementos falsos para dar un aspecto de credibilidad con el objetivo de manipular las creencias y los comportamientos de los receptores. 

 

Pasos a seguir para esquivar la desinformación

Que haya gran cantidad de información disponible en Internet no significa que toda sea fiable. Por ello, a continuación se especificarán los consejos básicos para poder identificar el contenido desinformativo y poder navegar con tranquilidad, tanto en promociones como en noticias. 

En cuanto a las promociones, se ha de analizar la URL original, si no coincide con el contenido que se muestra es que es un fraude. Por ejemplo, si aparece publicidad sobre un producto de la marca ‘XXX’ y el enlace es ‘www.YYY.es’, se sabrá que no es veraz porque el enlace no tiene nada que ver con la empresa. 

Después, se buscará en Internet información sobre la promoción y tal vez se encuentren noticias advirtiendo sobre el mismo fraude. 

En cuanto a las noticias que buscan la viralización y por ello se ha de analizar la URL de la web para averiguar si tiene certificado y si empieza por ‘https:’. También se comprobarán las fuentes tratadas en la publicación y si las declaraciones extraídas están manipuladas buscando la entrevista original en Internet. En último lugar, se leerá el cuerpo de la noticia y se contrastará con la fuente original. 

Las consecuencias negativas que trae consigo creer en una información falsa por no realizar los pasos básicos y contrastarla son diversas. Entre ellas, debilitar el conocimiento o ser rechazados por los demás por defender unos datos incorrectos. Una persona bien informada puede ser más resolutiva porque utilizará sus conocimientos para el desarrollo exitoso tanto a nivel individual como dentro de la entidad a la que pertenezca. 

Los casos de desinformación suponen un gran problema para las empresas y organizaciones. Por ello, ALETREO se encarga de que todas las actividades comunicativas se hagan desde la trasparencia y evitan que la empresa emita o reciba desinformación por parte de otros actores.