En las últimas semanas, hemos vivido de forma apasionada varios casos de cómo ciertos personajes públicos se convertían en protagonistas de noticias poco favorables para ellos. Uno de los más llamativos ha sido el fugaz nombramiento de Màxim Huerta como ministro y su dimisión una semana después. Y mientras, durante esos seis frenéticos días, el personaje en cuestión tuvo que sufrir todo tipo de comentarios y críticas sobre quién es, su nombramiento y su trayectoria profesional.

Entre todos estos comentarios, hay uno que ha destacado por encima de todos: la trayectoria de Huerta en twitter y sus opiniones vertidas respecto a todo tipo de temas. En esta situación, ¿es recomendable ‘limpiar’ e l historial de publicaciones? ¿o mejor dejarlo?

Como expertos en comunicación, en ALETREO opinamos que tiene mucho más sentido no mentir y ser coherentes con lo hecho. En caso contrario, puede ocurrir que alguien lo descubra, como pasó con Andrés Gil, candidato a director de RTVE.

Gil limpió su twitter y la prensa lo reflejó. Su honestidad quedó en entredicho y su candidatura se fue al traste.

Nos ocurre en ocasiones que nuestros clientes se preocupan mucho por alguna información negativa o inexacta sobre su trayectoria, empresa o institución. En ese caso, nos gusta hablar con ellos del efecto Streisand.

Esto es, sencillamente, que intentar censurar u ocultar una información que al hacerlo, consigue el efecto contrario: es el momento en que todo el mundo habla de ella. Su nombre procede de cuando la famosa actriz intentó ocultar la comprar una mansión en la playa, unas fotos poco favorecedoras, como le pasó a Beyoncé o unos tuits poco afortunados, o el caso de Huerta.

En estos casos, es necesario valorar el alcance de la información incómoda.
  • ¿Realmente se ha publicado en medios muy relevantes?
  • ¿Creemos necesario rectificar?
  • ¿Qué impacto tendrá en nuestro público objetivo?

Analizando todas y cada una de las respuestas a estas preguntas, podremos saber si realmente merece la pena remover el tema o más bien, es contraproducente.

En ocasiones ocurre que la percepción de un cliente sobre lo ‘negativo’ de una noticia no lo es tanto para el público objetivo. Es en ese caso cuando en ALETREO nos paramos, pensamos y analizamos. Y como siempre, damos la recomendación más adecuada, en línea con nuestra experiencia y técnica en la comunicación empresarial.

Y tu empresa, ¿está preparada para soportar el efecto Streisand?