La pregunta tiene dos enfoques y múltiples respuestas. Con el primer enfoque, nos referimos a cómo nos estamos informando los españoles sobre esta crisis. Pero el matiz importante viene con el segundo enfoque, acerca de cómo deberíamos informarnos fehacientemente.

Ambas preguntas tienen múltiples respuestas. Pero vamos a intentar abordar un escenario lo más real y lo más representativo posible sobre qué estamos haciendo los ciudadanos en España para informarnos. También aprovecharemos para dar varias nociones básicas de a qué fuentes recurrir para informarnos de manera responsable.

¿Cómo nos informamos?

Sobre cómo nos estamos informando, hay un dato revelador. Y es que, aunque en un primer momento podríamos pensar que, por el elevado uso de los teléfonos móviles, lo primero que afirmaríamos es que nos estamos informando a través de redes sociales, lo cierto es que la televisión sigue siendo el principal medio por el que los españoles se están manteniendo al día de las últimas noticias relacionadas con la crisis del Covid-19. De hecho, el 86% de los españoles está eligiendo la televisión para informarse sobre la crisis del Covid.19.

Tras la televisión, ya es internet el segundo método más empleado por los españoles para informarnos de la actualidad del coronavirus. Ya sea prensa online, redes sociales o a través de búsquedas. Seguido de la radio, sobre todo por su uso en mayores de 40 años, con un 30% de usuarios.

Esta preferencia de medios, viene amparada también por la credibilidad que se le otorga a cada uno de ellos. Radio, televisión y prensa en papel y online, siguen siendo los medios más creíbles. Tras los medios más tradicionales, le sigue internet en credibilidad, ya que las redes sociales continúan siendo el medio menos ‘fiable’ para los españoles. Un 39% piensa que los medios están haciendo una gran tarea para informar y tranquilizar a la población, pero un 31% piensa lo contrario (Fuente GFK).

¿Cómo debemos informarnos?

El segundo enfoque que comentábamos al principio de este post hace referencia a cómo deberíamos informarnos. Y es que, la avalancha de noticias falsas o fake news ha hecho que incluso la Organización Mundial de la Salud haya acuñado un nuevo término: infodemia. Se trata del exceso de información, en ocasiones falsa o inexacta, sobre el virus, su origen y sus efectos, así como sobre las medidas de las autoridades para enfrentarse a la pandemia, está provocando que muchos no encuentren fácilmente fuentes fiables o la orientación que necesitan.

 

Por ello, desde la OMS hacen especial hincapié en recurrir a fuentes oficiales, tanto internacionales como nacionales. Entre las que destacan las siguientes: Organización Mundial de la Salud; Comisión Europea: respuesta al coronavirus; Parlamento Europeo: respuesta de la UE ante el coronavirus; Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades; y Comisión Europea: Lucha contra la desinformación.

Tras este análisis, desde ALETREO recomendamos a las empresas que siempre recurran a fuentes oficiales y a medios de comunicación con reputada trayectoria, a la hora de informarse y de vincularse a informaciones relativas a esta crisis. De este modo, se favorecerá la reputación de las empresas y se colaborará en la difusión de información veraz y eficaz.