fbpx

Un año después de la llegada de una pandemia que cambiaría en gran medida nuestro estilo de vida, la incertidumbre continúa. ¿Terminará el coronavirus en 2021? ¿Encontraremos la cura definitiva? ¿Seguiré teniendo trabajo? O peor, ¿Encontraré trabajo? ¿Tendré que cerrar mi empresa?

Para muchas de estas preguntas, dudamos que alguien tenga la respuesta correcta. A lo que si podemos responder es las que muchas y muchos empresarios y empresarias se estarán haciendo: ¿Cómo debo enfocar la comunicación digital de mi empresa en 2021? ¿Qué debo y qué no debo comunicar en digital?

Como ya hemos comentado en la primera parte de esta recopilación, la comunicación se ha convertido en algo esencial e imprescindible para las empresas, y en este año más que nunca, nos enfocamos en la comunicación digital. Por un lado, gracias a ella hemos podido conocer qué ocurría a nuestro alrededor, y por otro, las empresas se han dado de cuenta de que la comunicación digital les puede ayudar, ahora más que nunca, a llegar a sus clientes y público objetivo. 

Renovarse o morir

Existen empresas que han tenido que pasar de vender de forma presencial, a hacerlo de forma online a través de un e-commerce, el cual ha incrementado un 67% su cifra de negocio en España; empresas que han reinventado su modelo de negocio, pasando a ofrecer servicios muy alejados de los que tenían pensados en enero de 2020; empresas que han debido cambiar su estrategia para adaptarse a la situación y no tener que cerrar, etc. 

Pero todo esto no hubiese sido posible, entre otras cosas, si no hubiese sido por la comunicación. ¿Cómo va a enterarse el público de que mi modelo y servicios han cambiado si no lo puedo comunicar?

Por ello, desde ALETREO creemos que es fundamental que las empresas tengan en cuenta algunas claves para tener éxito en 2021 con su comunicación digital:

1. SI NO COMUNICAS (EN DIGITAL), NO EXISTES

Como decíamos, por mucho que adaptes tu empresa a la nueva realidad, a nuevos públicos y/o nuevas necesidades, si no lo comunicas de forma digital, nadie sabrá que lo has hecho, y tus esfuerzos quedarán en nada.

Un claro ejemplo son el gran número de restaurantes (uno de los sectores más afectados por la Covid-19) que han mantenido su actividad gracias al servicio de delivery, lo que les ha obligado a cambiar su modelo de oferta, negocio y servicio. 

Pero todo esto no hubiese resultado exitoso si no hubiesen comunicado sus cambios: redes sociales, notas de prensa, aparición en aplicaciones de delivery, email marketing, etc. 

Por ello, creemos  que replantear las actividades de tu empresa aprovechando las oportunidades que se presenten puede ser una elección, pero dejar de comunicar no. Si no comunicas no existes, y para salir impune de esta pandemia, será imprescindible dejarse ver.

Por lo tanto, eliminar recursos a este tipo de acciones, sería un grave error estratégico por parte de la empresa.  

2. ADAPTARSE AL NUEVO ENTORNO/ADAPTARSE A LAS NUEVAS NECESIDADES

Otra de las cosas que nos ha dejado claro 2020 y la pandemia, es que el marco económico y social ha cambiado de manera radical, poniendo patas arriba gran parte de lo que dábamos por supuesto hace tan solo un año. En ALETREO, esto nos ha hecho mirar hacia el futuro de forma distinta, con la clara intención de ayudar a los demás, en nuestro caso a las empresas, a adaptarse a esta nueva realidad y resolver los posibles problemas y dudas que puedan surgir acerca de su comunicación.

Nuestro público ya no quiere lo mismo. Por ejemplo, antes buscaba una buena experiencia en un cine, en el teatro o en un restaurante. Pero ahora, todo ello se ha trasladado al confort del hogar, o lo que Accenture ha denominado como ‘innovación domestica’.

Por ello, marcas y empresas deberán comprender este nuevo contexto, mostrar empatía y ofrecer herramientas que permitan al público, encontrar sus propias soluciones.

¿Cómo aplicar eso a la comunicación? ¡Muy fácil! Apostando por herramientas que nos hagan llegar al consumidor en casa: redes sociales, plataformas y medios digitales, etc.  Como por ejemplo, el video online, el cual se estima que en 2022 generará más del 80% del tráfico de consumo por Internet, según el Informe anual de Internet de Cisco. 

Además, deberás tener en cuenta que tu empresa puede que ya no sea la misma que ayer. Por ello, es recomendable realizar un autoanálisis para determinar qué debilidades y fortalezas, amenazas y oportunidades tiene la marca tras la crisis. Con un buen diagnóstico, siempre podremos plantearnos un reenfoque de nuestras acciones de marketing, comunicación y ventas.

3. APOSTAR POR UNA COMUNICACIÓN DIGITAL TRABAJADA

Como ya hemos dicho a lo largo de este post, el entorno online y, en especial las redes sociales, son apuestas seguras para la comunicación de empresas y marcas este 2021. Pero eso no quiere decir que debamos tirarnos a lo loco a la piscina, ya que las redes sociales pueden ser un arma de doble filo para las empresas. 

Dicho esto, es momento de pensar ‘dónde debo estar’ y ‘cómo puedo estar’. Es decir, observar la tendencia de nuestro público y analizar dónde      puede encajar mi marca y mis productos o servicios. 

Una de las tendencias que vaticina Accenture, es la ‘Pasión por la interacción’. Estaréis todos y todas de acuerdo, en que una de las cosas que más hemos visto mermada ante esta pandemia, es la interacción humana: no hemos podido abrazarnos, besarnos, hablar cara a cara, etc., pasando a una interacción 100% digital durante mucho tiempo. Esto, obviamente, ha traído consigo un aumento del uso de herramientas digitales, las cuales las organizaciones deberán tener más en cuenta que nunca: el diseño, el contenido, la audiencia y la interacción, para dar un toque de emoción y alegría a las experiencias con sus públicos. 

Esta exigencia por parte de l@s usuari@s, sumado a los cambios técnicos que ha realizado Google y Facebook (entre otras), harán que nuestra comunicación digital deba ser mucho más estratégica, que conecte de una manera más ‘emocional’ con el público, que rompa con lo común y que sea diferenciadora. 

4. APUESTA POR LA RSC Y SU CORRECTA COMUNICACIÓN 

En línea con lo anterior, el mercado tiende cada vez más hacia un mayor interés por la sostenibilidad: reciclaje, impacto medioambiental, consumo local, veganismo, etc. Y siendo cada vez más conscientes del impacto que pueden llegar a tener sus decisiones de compra, el consumidor quiere que las marcas muestren también ese compromiso y transparencia a través de acciones concretas.

Por eso, va a premiar nuestra responsabilidad social corporativa, decidiendo optar por nuestra marca o no, ante la competencia.

¡Pero ojo!, estas acciones hay que comunicarlas de forma progresiva por tres motivos principales:

  1. Debemos hacerlo de una manera responsable, que las acciones estén en línea con la estrategia, valores y determinación de la compañía. 
  2. No podemos en ningún caso arriesgarnos a que estas acciones se vean como un interés puramente comercial. Si lo hacemos y lo comunicamos, que sea porque realmente mostramos un interés hacia esos objetivos de sostenibilidad. 
  3. No debemos olvidar que el fin de las empresas es la rentabilidad. Así que debemos ver a la RSC como un nuevo compañero de viaje, que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos. 

5. COMUNICACIÓN EN EQUIPO

Como ya decíamos en el artículo ‘Y ahora ¿qué comunico a mis empleados?’, vivimos momentos en los que la comunicación interna en las organizaciones debe cobrar una importancia fundamental, sobre todo, si queremos evitar una situación de crisis. 

El teletrabajo ha hecho que muchas personas se planteen si este nuevo modelo es sinónimo de ‘vivir en el trabajo’, lo cual ha conllevado graves consecuencias en el entendimiento y la comunicación empresa-empleado.  El teletrabajo ha propiciado que también con los empleados se pueda y deba comunicar de forma digital.

La comunicación interna ha tenido un rol fundamental para mantener la calma y la estabilidad entre personas y empresa durante 2020. Pero esto no va a ser suficiente en este nuevo año, ya que lo que pensábamos al principio que iba a ser temporal, parece que no va a serlo. Y es que lo que muchos auguraban es cierto: el teletrabajo ha llegado para quedarse (por lo menos el primer semestre). 

Según recoge el Índice de Confianza Empresarial del INE, ‘la mayoría de las empresas mantendrá el teletrabajo durante el primer semestre de 2021’. Esto lleva consigo, una remodelación de la comunicación interna, que deberá estar adaptada a las nuevas herramientas y a la situación temporal o definitiva de nuestro equipo: videoconferencias, emails, redes sociales internas, etc.

Pero lo que no debemos olvidar nunca es que comunicar en digital todos los cambios, explicar las motivaciones y compartir las estrategias, harán que el objetivo y el foco de nuestra estrategia empresarial sea compartida y apoyada, haciéndola formar parte de toda la organización, no solo del equipo directivo. ¿Cómo hacemos esto? Con una comunicación interna planificada, tanto ascendente como descendente, y horizontal como vertical. 

Lucia Albert

Social Media Manager de Aletreo