Aportar valor. En los últimos años, las marcas han ganado terreno frente a los medios de comunicación incrementando su influencia en la difusión de contenidos a través de sus redes sociales.

Incluso, por parte de algunos usuarios, se ha empezado a sustituir la consulta de medios de información por canales propios de marca convirtiéndose en la primera referencia en actualidad e información. Técnicas aplicadas en marketing digital como el Inbound Marketing o Branded Content, han conseguido despertar el interés de consumidores y seguidores de las cuentas de redes sociales transformándose las cuentas de las marcas en referencia en contenidos especializados.

La información ofrecida por las marcas ha adoptado un carácter más formativo e informativo, dejando de ser meramente comercial. La especialización de temas ha aterrizado en la cultura de la marca y parece tener intención de quedarse para siempre. Sin embargo, es importante mantener un control de estos contenidos siendo responsables y teniendo en cuenta la influencia que puede tener en la sociedad siendo consecuentes con su mensaje.

Su regulación hoy en día, se basa en el compromiso por parte de las propias marcas de transmitir unos valores determinados y de ser consecuentes con su mensaje. Para cumplir con este objetivo, hay una serie de cuestiones que deben estudiarse y aplicarse en el día a día de la actividad de la marca.  Diseñar estas acciones y llevarlas a cabo, direccionarán a la marca hacia un mismo resultado: mejorar el engagement.

Honestidad por parte de los influencers

Según datos ofrecidos por Nielsen el pasado año, este perfil impacta un 60% más que los anuncios tradicionales, siendo muy recurrente por parte de agencias de comunicación y marketing apostar por campañas de influencers.

Sin embargo, no recibir un compromiso por parte del influencer respecto a lo acordado o no encajar del todo con sus valores, puede resultar contraproducente para la imagen de marca. Desde que hace un par de años se llamara la atención a influencers que jugaban con la ambigüedad en sus publicaciones sin dejar claro si estaban realizando publicidad, se regula por ley el contenido que comparten en sus redes sociales y están obligados a detallar en caso de que estén realizando una acción comercial. De este modo, en cualquier anuncio, remunerado económicamente o en especie, se debe indicar. A pesar de aplicarse esta medida, a veces resulta ser insuficiente pudiendo enviarse un mensaje erróneo a la sociedad y discrepando con la intención real de la marca.

Para garantizar un mayor control, es importante que el influencer garantice su lealtad hacia el contrato firmado con la marca y evitar de este modo compromisos engañosos. Además, será fundamental que la marca se cerciore de que sus valores se alinean con los del influencer para transmitir un discurso coherente y sincero a sus consumidores.

También será posible controlarlo por parte de la marca revisando sus interacciones, su tono interactuando con otras marcas o usuarios; y a través de apps, revisar si el número de seguidores y más aspectos medibles son verídicos o no. Junto a estas cuestiones, será también muy relevante su capacidad para comunicarse y para poder transmitir el mensaje que se quiere difundir.

Ir en línea lo que dices y lo que haces

Ser coherente respecto al mensaje difundido y las acciones realizadas por parte de la marca, es indispensable para fidelizar con el cliente y no compartir información engañosa. Una de las cualidades que más valoran los consumidores en una marca es su grado de sinceridad. Realizar acciones que recojan los valores que abanderan en la imagen de marca es la mejor prueba de honestidad y de autenticidad.

Lo sabemos de sobra: para muestra, un botón. No hay manera más efectiva de ganar credibilidad que mostrar el mensaje difundido a través de lo visual.  Las propias experiencias de las marcas, acorde con el mensaje que comparten en sus contenidos en redes sociales, consiguen conectar en mayor medida con sus consumidores garantizando que la identidad e imagen corporativas se encuentren en sintonía.

La coherencia de la marca también va íntimamente ligada a su consistencia. Esta última es la capacidad de mantener la identidad visual y verbal de la marca. Para hacer todo ello posible, en la actividad diaria de la marca se cuidará el concepto de la marca en todos los canales: digitales, espaciales y verbales. Entre las acciones en las que habrá que tener especial cuidado se encuentran la afiliación con otras marcas y colaboraciones, consecuentes con su mensaje. Un caso claro, es cuidar la red de afiliación para cerciorarse de que las marcas que realizan acuerdos comparten valores.

También se deberá garantizar el cumplimiento de los mensajes publicitarios transmitidos para ofrecer claridad, accesibilidad y compromiso a sus clientes. Todo comunica; y por ello, cada elemento debe ir conectado siguiendo un hilo conductor sustentado por la misión de la marca y la historia que hay tras ella.

Ofrecer contenido de calidad y creado por profesionales

Una de las cuestiones más importantes que se debe tener en cuenta en el momento de generar contenidos, es asegurarse de que los escriben especialistas; o bien en la temática abordada, o bien como profesional con nociones en comunicación y redacción. Hoy más que nunca, es primordial ofrecer contenidos que sean atractivos, que se rijan por una estrategia y que faciliten una clara comprensión lectora. Gracias a ello, se mejora el posicionamiento: la estrategia de Content Marketing cada vez está más en auge y sus resultados son medibles.

Otro de los beneficios de invertir en ofrecer contenidos de calidad es mejorar la experiencia del cliente, antes, durante y después de la compra; generando como consecuencia un mayor engagement. Facilitarle el proceso de cualquier tipo de transacción al cliente es realmente importante para cumplir tanto con objetivos de ventas como de fidelización.

No solo es importante lo que se comunica, sino cómo se comunica. La imagen de una marca engloba cada una de sus acciones; y entre ellas, se encuentra ofrecer una imagen profesional a través de una buena redacción a la altura de los demás requisitos. Por ello, la gramática y la ortografía son aspectos que tienen que presentarse con total pulcritud.

Los canales de una marca adoptan un nuevo papel y; ante una oferta cada vez más amplia de contenidos, será urgente supervisar cada contenido.Si quieres comunicar a través de tus distintos canales siendo consecuentes con su mensaje, adaptando el contenido en cada uno y manteniendo la coherencia,  nuestro equipo puede ayudarte. Ponte en contacto con ALETREO aquí.

Laura Vaquero

Comunicación ALETREO